DanzaMedellínNoticiasPersonajes

Sebastián Hoyos: Tres saltos desde Los Alcázares hasta Quebec

Flexibilidad, fuerza, resistencia. Son cosas secundarias para Juan Sebastián Hoyos, quien afirma que la danza es, sobre todo, un asunto de voluntad: “soy muy perfeccionista a la hora de ejecutar un paso: si no me da, lucho por conseguirlo. Hay que hacer las cosas bien y no a medias”. A la danza la conoció en la Casa de la Cultura del barrio Los Alcázares, allí, con su hermana Marlou, recibió las primeras clases de la Red de Danza de Medellín: “bailé mucho folclor, jazz y contemporáneo” dice mientras mira hacia el cielo, buscando entre las nubes los recuerdos de sus primeros pasos.

En el año 2010 ingresó al Grupo de Proyección de la Red de Danza, donde conoció a muchos de quienes hoy son sus amigos y donde descubrió que la danza era su pasión. Tres años después Sebastián ingresó al Programa de Becas de la Red de Danza y a la Escuela Villa Danza, dos espacios que, en sus palabras, “cambiaron mi visión sobre cómo debía proyectarse un bailarín. Conocí otro perfil y muchos nos enamoramos y seguimos ese perfil: allí descubrí la danza clásica como una base y un medio para llegar a fines más contemporáneos y, en general, a otros tipos de danza. También fue un proceso que se diferenció de otros por el amor, por el compañerismo que siempre estuvo y todavía está presente”. Con solo 16 años ganó su segunda beca, esta vez con el programa Alma en movimiento. Se trasladó a la Ciudad de Bogotá y durante dos años continuó con su formación en danza clásica y contemporánea, en el Teatro Julio Mario Santodomingo.

Hoy, a sus 18 años, Sebastián habla pausadamente, con su espalda perfectamente recta, respira hondo y habla de una nueva etapa en su vida: “recibí una beca para irme a Canadá, a estudiar un año en la Escuela Superior de Ballet de Quebec y con la posibilidad de entrar al Gran Ballet de Montreal”. Estas últimas tres palabras las dice mirando otra vez al cielo: ahora, buscando entre las nubes su futuro: “quiero regresar a Colombia, para compartir todo lo que aprenda… tenemos mucho potencial aquí y nuestra danza puede ser reconocida mundialmente, pero tenemos que valorarnos a nosotros mismos; en este país hay bailarines muy buenos, solo debemos creer que somos capaces de lograr todo lo que nos proponemos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *